Páginas

8 de junio de 2009

~ Las Películas Porno de Alfonso XIII

Quizás la faceta más desconocida de Alfonso XIII sea que él es el responsable del origen del porno en España. Si lectores, al fin un motivo para hacerse monárquico.

Como decía antes, el origen del porno en España son una serie de películas de los años 20 rodadas en Barcelona por encargo del Conde de Romanones, que actuaba en nombre del rey, un gran aficionado al género.

La productora encargada de realizar estas películas era la Royal Film (el nombre era para no levantar sospechas, claro) de los hermanos, Ricardo y Ramón Baños.

El papel del rey no era solo pagar por ellas, sino que a veces, sugería algunos argumentos de películas para que los productores los desarrollaran.

Para terminar la entrada referiros una anécdota del rey que no deja lugar a dudas de su carácter.

A finales de los años 20 llega a España Anita Loos, una famosa guionista del cine de Hollywood, que había saltado a la fama en 1925 por su obra Los caballeros las prefieren rubias. Alfonso XIII, que también tenía debilidad por los artistas, la invita a tomar el té en el palacio. Empiezan a conversar y el rey le pregunta por un cómico, Fatty Arbuckle, junto con Buster Keaton una de las estrellas del cine mudo estadounidense.

La guionista le cuenta que en 1921 participó de una orgía, muy comunes en el Hollywood de esa época, y aparentemente violó con una botella de champán a Virginia Rappe, una starlet que murió dos días después. Arbuckle fue exonerado, pero el escándalo terminó con su carrera en Hollywood.

Loos le cuenta al Rey todo esto y Alfonso XIII le contesta: "Qué mala suerte, si esto le puede pasar a cualquiera".

La mayoría de las películas porno fueron destruidas durante la guerra o después, durante la dictadura, el franquismo no veia con buenos ojos que se supiese que el rey de España tenia esas aficiones.

Actualmente se conservan únicamente tres de ellas: El confesor, El ministro y Consultorio de señoras.

En el vídeo podéis ver un fragmento de El Confesor:

video





Si te ha gustado este post seguro que te resultan interesantes también estas entradas:


Pornografía en la Alemania Nazi, las Películas de Sachsenwald
La muñeca hinchable Nazi


En estos enlaces, las fuentes de este post:
Fuente1:
Fuente2:

1 comentarios:

Sergio DS dijo...

La película se enmarca dentro de un guión de lo más clásico, al estilo del Pájaro Espino pero de época y en estilo cañí, con chicas de servicio y confesores avispados. Lo malo es que el "porno" con pianito a lo Chaplin pierde mucho, no hay gemidos de fondo para entonar.
¡Gran entrada!