Páginas

8 de octubre de 2009

~ Sinibaldo de Mas y Sanz, fundador del Iberismo

Sinibaldo de Mas y Sanz, o Sinibald de Mas en catalán, es uno de esos personajes de nuestra historia que de haber nacido en cualquier otro país contaría con varias películas y novelas mientras que en España se ha de conformar con nuestra más completa ignorancia.

Físico, Políglota, Sinólogo, Pintor, Calígrafo, Escritor, Poeta, Diplomático, Aventureo, Intelectual, pionero de la fotografía; nace en Barcelona el 4 de noviembre de 1809, recibe un formación humanística y científica y desde muy joven destacó en el estudio de los idiomas, de los que llegó a dominar más de 20.

A los 21 años presenta a la Real Academia de la Lengua una propuesta de adaptación del castellano a la métrica clásica, que lleva a la practica en sus traducciones de Virgilio y Horacio. Ideó también un idioma escrito universal basado en la notación musical.

Nombrado agente diplomático en 1.834, embarca en Marsella y viaja a Constantinopla, participa en el primer censo de población de Grecia, continua viaje a Beirut, Alepo, Palmira, Damasco, Tiro, Sidon, San Juan de Acre, Nazareth, Jerusalén y Gaza, pasa por Egipto cruza Arabia y llega a Persia, mandando decenas de informes y monográfias de temática tan diversa como el empolle artificial de huevos de gallina en Egipto.



Abandonado a su suerte, y sin fondos con que sustentarse trabaja para mantenerse, incluso llega a pedir caridad para continuar su viaje a Oriente. Continúa hacia a la India, haciendo los primeros daguerrotipos de la región.

Llega Manila en 1840 donde nadie le reconoce, viviendo de la caridad hasta que llegan despachos de España reconociéndole en su rango de diplomático.

La propia odisea del diplomático español ya da una idea de la penuria de medios y de la manifiesta decadencia de la España de aquella época

En 1847 fue nombrado primer embajador en China, cuando solo Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos contaban con ese privilegio, al año siguiente fue nombrado también cónsul en Hong Kong.

Toda esta vida de aventuras daría sin duda para más de un post, pero lo que de verdad nos ocupa es la obra que, de regreso a España, en 1851, publica en Lisboa con el título La Iberia. Memoria sobre la conveniencia de la unión pacífica y legal de Portugal y España en ella intentaba demostrar las ventajas políticas, económicas y sociales de la unión de las dos monarquía peninsulares en una sola nación, inaugurando de esta forma toda una corriente de pensamiento y acción política que hoy conocemos como Iberismo.

En el siglo XIX España y Portugal, antiguas potencias hegemónicas, se encontraban en franco retroceso frente a naciones como Francia, Gran Bretaña o los Estados Unidos; la unión Ibérica se plantea así como la vía para formar una única entidad política fuerte desde los puntos de vista político, económico, social y cultural desde el principio de equilibrio entre ambas naciones.



Hoy en día el Iberismo dista mucho de pertenecer al pasado y figuras destacadas de nuestra época como Saramago, Pérez-Reverte o Günter Grass son fervientes defensores de la Unión entre España y Portugal, mientras que distintos estudios indican que un 30% de los españoles y un 40% de los portugueses estarían dispuestos a unir ambos países en una Federación Ibérica.

No sabemos lo que nos deparará el futuro, quizá en pleno Siglo XXI se cumpla el objetivo de la unión Hispano-Lusa que ya perseguían los Reyes Católicos hace más de 500 años.


¿Qué opinas sobre esto? ¿Estarías de acuerdo en una Unión Ibérica? ¿Lo ves factible? ¿Debería España convertirse en una República para poder hablar entonces de Federación Ibérica? ¿O, simplemente, cuál sería la capital del futurible Estado?




En este enlace podéis encontrar un completísimo articulo sobre este tema:
El País 27/09/2009

5 comentarios:

Unhidalgo dijo...

Contesto a las preguntas del último parrafo:

a .- Algo absurdo.
b .- En total desacuerdo.
c .- No
d .- Convertirse en republica desde luego que sí.
e .- No merece respuesta.

Unhidalgo dijo...

Está muy bien en lo que a diseño se refiere. Pero parece ser que a la gente lo que menos les inporta son los diseños. Yo con este blog y diseños serán 6 0 7 los que he tenido aunque siempre acabe eliminandolos. Solo anda por ahí uno que ni se donde está y otro en bloglines.

Este mismo le he cambiado de colores, le puse un menú en la parte superior de la cabecera, le ensanche para que ocupase toda la pantalla y no se cuantas cosas más para al final haber dejado unicamente cambiados los colores de la cabecera e inferior.

Antrophistoria dijo...

Hola. Enhorabuena por tu blog.

Como me pides en tu email, añado tu sitio a mi apartado de "blog amigos". Te visitaré a menudo para ponerme al día en los temas que trates. Sería un placer que tú también me enlazaras.

Un saludo.

santaclara dijo...

Muy bueno tu blog. Me gusta el diseño y me gusta el contenido. Por supuesto, te agregaré a mi blogroll.
Un saludo desde Buenos Aires.

Coque dijo...

Pues yo cada vez veo más claro que el Iberismo es la solución para la crisis territorial e identitaria secular de España.
Si la unión se hace bien, se acaba con nacionalismos centralistas post-franquistas (puesto que con Portugal dejan de tener cabida) y con los nacionalismos periféricos (puesto que en una federación -siempre que se haga bien- todos los pueblos y naciones tienen su identidad, reconocimiento y autonomía, ya que Portugal no iba a renunciar a dejar de ser Portugal).
Pero está claro que para ello, España debe romper con lo que es, reconocerse como plurinacional, convertirse en república (el Bribón es un monarca ajeno a Portugal, además de la contradicción que supone ser todos iguales menos una familia, que es "más igual" que el resto).
En fin, perdón por la intromisión y el rollo.
Un saludo!!