Páginas

9 de noviembre de 2009

~ ¿Quién fue el primero en huir de Alemania Oriental?

Como sabéis hoy se cumplen 20 años de la caída del Muro de Berlín (9 de noviembre de 1989), la televisión ha estado bombardeándonos con la noticia estos últimos días y en Berlín se preparan para celebrar el aniversario por todo lo alto.

Desde la Estantería de Arriba queremos sumarnos a esta efeméride pero a nuestra manera, dejemos de lado la historia de la división alemana, como se levantó el muro, como cayó y ese tipo de cosas, no vamos a repetir aquí lo que podéis encontrar en otros sitios muy bien explicado; centremos en lo que nos gusta, las curiosidades y los detalles más desconocidos de la Historia:


¿Quién fue la primera persona en huir de Alemania Oriental?

Hans Conrad Schumann fue el primer desertor de la República Democrática Alemana (RDA) cuando todavía no habían ni terminado de construir el muro.


El 15 de agosto de 1961 Hans, que contaba entonces con 19 años, estaba como centinela en el Muro de Berlín, donde había venido voluntario tras su paso por una academia de suboficiales en Psotdam.

El Muro aun no estaba terminado, de hecho se encontraba en el tercer día de su construcción, la zona donde estaba destinado Hans, en el cruce de Ruppinerstraße con Bernauerstraße, el Muro no era más que una pequeña valla alambrada.

Aprovechando su oportunidad, Schumann saltó la alambrada, podemos imaginar las caras de asombro de sus compañeros mientras le veían correr los apenas 100 metros que lo separaban de la República Federal Alemana y la incredulidad de los soldados americanos al otro lado de la frontera viendo venir a todo correr a un soldado de la RDA hacia ellos, tras cruzar la frontera, Hans fue montado en un coche de policía y alejado a toda prisa de allí.

Hans Conrad Schumann pasó de esta manera a la historia como la primera persona en huir de Alemania Oriental pero el destino le tenía reservado un lugar aún más destacado.

Peter Leibing con su fotografía

El fotografo Peter Leibing, que trabajaba para la agencia de Hamburgo Contiepress, estaba fotografiando las labores de construcción del muro cuando su cámara captó la huida de Hans en el preciso momento en que saltaba la alambrada.

La fotografía le reportó a su autor el premio a fotografía del año del del Overseas Press Club y se convirtió en todo un icono de la Guerra Fría y la división de Berlín.

Sin embargo la RFA no era el paraíso que Hans había soñado, la fugaz notoriedad de su huida no le sirvió ni para ganar dinero ni para encontrar un trabajo estable, dejado a su suerte, sin amigos ni familia, dejó Berlin Occidental cuando se lo permitieron las autoridades, estableciéndose en Baviera donde conoció a su esposa Kunigunde. Hans se volvió alcohólico y estuvo saltando de un trabajo a otro durante 10 años hasta que encontró la estabilidad en la fabrica de Audi de Ingolstadt, donde trabajo 20 años.

Solo tras la caída del muro en 1989 Hans pudo cruzar la frontera y viajar a su Sajonia natal, tras más de 20 años de ausencia el recibimiento no pudo ser más frió, la mayoría de sus antiguos amigos e incluso sus familiares no querian hablar con él, no le perdonaban su huida; pero quiza el descubrimiento más triste fue conocer que las cartas que había recibido de sus padres estos años, animándolo a volver eran falsas, habian sido dictadas por la Stasi. Con su huida Hans había hecho caer la sospecha sobre su familia, significándola, con lo que eso suponía en la Alemania soviética.

El 20 de junio de 1998, con 56 años, Hans, arrastrado por una grave depresión, se puso una cuerda al cuello y se colgó de un árbol; atormentado por no haber encontrado nunca su sitio, fue un naufrago entre dos mundos totalmente opuestos.


Como el miliciano de Capa, como los marines izando la bandera americana en Iwo Jima, la fotografía de Hans Conrad Schumann saltando la alambrada se ha convertido en un símbolo, en un icono de la libertad, en el mejor testimonio del absurdo de levantar fronteras, en un aviso de que no hay muros capaces de contener la voluntad de un pueblo y su ansia de libertad.

Hans dejo varias frases para la historia pero quizá la más significativa sea esta:

"Solo desde el 9 de noviembre [cuando cayó el muro] me he sentido realmente libre."

En Berlín, en el punto donde Hans saltó hacia la libertad aquel lejano 1961 hay hoy una escultura que lo recuerda.



Fuente1:
Fuente2: