Páginas

16 de febrero de 2010

~ El Cristo Rojo de la Revolución de 1934

Por motivos personales he tenido el blog un poco olvidado en lo que llevamos de año, os debo una disculpa lectores, pero espero sepáis entenderlo, dicho esto vayamos "al lio" que todavía nos quedan muchas historias curiosas que compartir y la de hoy es una de mis favoritas.

El 5 de octubre de 1934, en la localidad asturiana de Sotrondio, a las dos y media de la madrugada, un grupo de mineros atacaba el Cuartel de la Guardia Civil; comenzaba lo que iba a pasar a la historia con el nombre de Revolución de Asturias.

La Revolución de 1934 fue una insurrección coordinada entre las diferentes fuerzas de izquierdas (es aquí donde nace la consigna, luego empleada en la Guerrra Civil, UHP "Unios Hermanos Proletarios" como testimonio de la alianza obrera de la CNT, los socialistas, la UGT, los comunistas y los trotskistas), el objetivo principal de la Revolución era la abolición del sistema republicano establecido por la Constitución de 1931 y su sustitución por un Régimen Socialista (cuando el socialismo era socialismo, claro).

Plano con los principales acontecimientos
de la Revolución en Asturias
(pincha para ampliar)


El movimiento revolucionario que hizo temblar a España en aquel año tiene un origen concreto y no es otro que la entrada de la CEDA, con tres ministros, en el Gobierno de la República.

Aunque el movimiento revolucionario sacudió toda España, no debemos olvidar los acontecimientos que llevaron a Lluis Companys a proclamar el Estado Catalan, fue en Asturias donde, de forma entrecomillada, podriamos decir que triunfó la Revolución.

En Oviedo se proclama la República Socialista Asturiana, se implantan el comunismo libertario y se forma el Ejercito Rojo con más de 30.000 efectivos. El gobierno de la República llama a los generales Goded y Franco para dirigir la represión de la rebelión quienes mandan traer desde el Protectorado Africano tropas de Legionarios y Regulares que combatirán y derrotarán al Ejercito Rojo Asturiano.

Famosa fotografía que muestra a revolucionarios
asturianos presos por la guardia civil


Los combates fueron durísimos y la gran perjudicada fue la población civil sufriendo primero a los revolucionarios y despues a las tropas gubernamentales, sin olvidar la terribles pérdidas en patrimonio cultural y artístico, como muestra unos ejemplos: la biblioteca de la universidad de Oviedo fue pasto de las llamas, al igual que el Teatro Campoamor, y la Cámara Santa de la Catedral es dinamitada.

De las 23 penas de muerte inicialmente proclamadas por el Gobierno como consecuencia de esta Revolución, el presidente, Niceto Alcalá Zamora finalmente solo ejecutó 2.

Espero me perdonéis la larga introducción pero creo que era necesaria, la Revolución de Asturias es practicamente desconocida para muchísima gente y no cabe duda de que si la Guerra Civil fue un ensayo de la II Guerra Mundial, la Revolución de Asturias fue un ensayo en toda regla de la Guerra Civil.

Pero en realidad lo que quería compartir con vosotros en el post de hoy fue un hecho determinado de aquella Revolución, en concreto, lo que ocurrio en el pueblo leones de Bembibre cuando los revolucionarios toman el pueblo y deciden, como buenos revolucionarios que se precien, prender fuego a la Iglesia del Pueblo.

¿A la iglesia entera?, no, deciden salvar una imagen que ponen en medio de la Plaza del Pueblo con el siguiente cartel: “Cristo Rojo, a ti te respetamos por ser de los nuestros”

No cabe duda que aquellos revolucionarios tenian un curioso sentido de la camaradería, no en vano, cada uno entiende la religión a su manera.


Para terminar este post os podéis escuchar la canción Dime dónde vas morena, canción popular inspirada en los hechos de la Revolución de Asturias.





->Fuente