Páginas

24 de febrero de 2010

~ La democracia tirada en un rincón

Hay ocasiones en las que una imagen, una fotografía, consigue por si misma plasmar todo lo que de trascendente tiene un acontecimiento histórico, algo que de otra manera nos ocuparía párrafos y párrafos poder explicar.

Ejemplos de lo que digo hay muchos, desde La Estantería ya hemos visto algunos, pero todavía hay muchos más que son desconocidos para mucha gente, en el post de hoy quiero hablaros de uno de ellos.

Convento del Espíritu Santo

En agosto de 1837 Joaquín Baldomero Fernandez, Espartero, como Presidente del Consejo de Ministros, decide la construcción de un nuevo edificio para albergar la Cámara Baja, eligiendo el antiguo solar del Convento del Espíritu Santo, en la Carrera de San Jerónimo, en Madrid, que estaba en ruinas tras ser incendiado durante la Guerra de Independencia.

El 21 de marzo de 1842 comenzó la demolición del antiguo convento.

Paleta con la que Isabel II puso la primera
piedra del Consejo de los Diputados


La primera piedra del nuevo edificio fue puesta por la reina Isabel II el 10 de octubre de 1843, después de 7 años de obras, durante los cuales los diputados se reunían en el Salón de Baile del Teatro Real, el 31 de octubre de 1850 se inauguraba el nuevo Congreso de los Diputados.

Fue en el Estatuto Real de 1834, durante la regencia de María Cristina en la minoría de edad de Isabel II, cuando se fija la configuración bicameral de las Cortes Españolas, apareciendo por primera vez el término Congreso de los Diputados.


El Palacio no fue ajeno a los vaivenes de la historia de España, de esta manera, a lo largo de los años ha recibido distintos nombres: Congreso de los Diputados desde Isabel II a Alfonso XII; con Alfonso XIII y la dictadura de Primo de Rivera pasó a llamarse Asamblea Nacional; la II República recuperó el nombre de Congreso de los Diputados, aunque también se empleaba la fórmula Parlamento de la República; durante la dictadura Franquista se llamó Cortes Españolas no siendo hasta la recuperación de la democracia en 1978 cuando se llamó de nuevo Congreso de los Diputados.

Sin embargo, aunque bajo distintos nombres, el edificio conservó en su fachada noble la inscripción Congreso de los Diputados hasta que el régimen franquista la arrancó para sustituirla por Cortes Españolas.

Pues bien, tras esta introducción, llegamos a la fotografía que quería mostraros:


Son las letras de la leyenda Congreso de los Diputados, que tras ser arrancadas de la fachada, permanecen arrinconadas en el suelo a la espera de un futuro, que a buen seguro, pasaba por las manos de un chatarrero.

Entenderéis ahora cuando os decía, al comienzo del post, la capacidad que tienen las imágenes de transmitir y condensar la historia de forma tal que no pueden hacerlo las palabras, esta instantánea refleja a la perfección lo que el régimen franquista vino a significar para la Historia de España: los movimientos liberales que eclosionan durante la Guerra de Independencia, la lucha entre liberalismo y absolutismo que tuvo lugar desde Isabel II a Alfonso XII, el gran triunfo para las libertades y la democracia que supuso la II República, todo, arrancado por la fuerza, olvidado y abandonado en un triste rincón.

El sentimiento de abandono y tristeza que transmite esta fotografía, hace que nos vengan a la memoria aquellas, mil veces vistas, de republicanos españoles cruzando la frontera y luego confinados en los campos de concentración franceses, esta fotografía refleja, mejor que cualquier texto, lo que significó para España, más que aquella guerra, aquella Victoria, dejando patente el ansia de los vencedores por re-escribir la Historia.

2 comentarios:

CAROLVS II, REX HISPANIARVM dijo...

Sin duda, el "Congreso de los Diputados" es y debe ser para todos los espanoles un sìmbolo de orgullo y de admiraciòn, porque a parte de las luchas de los polìticos de uno u otro bando que tantas veces nos hacen enrrojecer de verguenza, representa la libertad y la democracias conseguidas tras tantos anos de lucha y de postraciòn.

Un saludo y excelente entrada.

Basurero Usurero dijo...

Buena fotografía y tu blog no está nada mal. Suerte.