Páginas

2 de junio de 2009

~ Chistes durante el Franquismo (Parte 1)


Si hay una palabra que pueda definir los primeros años del franquismo esa es miedo. Miedo a destacar, a significarse, a levantar sospechas. En esas condiciones, el humor se convierte en una de las pocas vías de escape, la única manera de ser critico, de poder decir, camuflando con humor, lo que no se puede decir abiertamente.

Los españoles de esta época cuando están en buena compañía, en confianza, se cuentan el último chiste que han oído sobre Franco, la división azul o la guardia civil, ayudándose a ver la perra vida desde ese punto de vista irónico, casi cínico, que tanto nos gusta a algunos.

Estos chistes, en definitiva, nos ayudan a ver esa intrahistoria en la que tanto insisto, son el contrapunto de la historia oficial de grandes nombre y tantas fechas.

Un campesino que lleva un saco al hombro se encuentra con una pareja de guardia civil.
-¿Tú qué llevas ahí?- lo increpa el guardia de mayor graduación.
-¿Aquí en el saco?- el campesino lo deposita en el suelo y se apresura a desatar la cuerda que lo cierra- Mi cabo, es un aparato con motor de gasolina que se mete en el pozo o en la acequia, y sirve para sacar agua para una huertecilla que tengo- explica.
-Eso se llama bomba de agua- lo ilustra el guardia.
-Lo sé, mi cabo, pero si empiezo diciendo bomba usted a lo mejor no me deja ni terminar de decirlo.

En un examen para oposición a maestro le preguntan al examinado, falangista y, como no, excombatiente:
-¿Quién descubrió América?
-Francisco Franco.
-¿Quién escribió El Quijote?
- Francisco Franco.
-¿Quién pinto Las Meninas?
-Francisco Franco.
-Lo siento, pero no ha acertado ninguna de las preguntas- le advierte el presidente del tribunal.
-Y yo me temo que me está resultando ser un poco rojillo camarada- replica el falangista.
-¡Enhorabuena, camarada! ¡Ya eres maestro nacional!- rectifica el presidente.

No solo se hacían chistes, sino también coplillas, cambiando la letra a alguna canción popular, estas dos versan sobre Serrano Suñer cuñado de Franco y ministro de asunto exteriores.

Tres cosas hay en España
que acaban con mi paciencia
el subsidio, la Falange
y el cuñao de su excelencia.

Míralo por donde viene
el Señor del Gran Poder
que antes era Jesucristo
y ahora es Serrano Suñer.

Fuente: Los años del miedo de Juan Eslava Galán.